dissabte, 12 de novembre de 2011

La Bella y la Bestia del Manga

Hoy explicaré una historia de amor.

Naoko Takeuchi era una miembro del club de astronomía y manga de un instituto donde iban con uniforme de marinerito, su deseo era convertirse en mangaka, con 19 años trabajó en la editorial Kodansha con obras shojo como Love Call, Chocolate Christmas (1987-1988) y algunos one shots, pero su padre insistió en que se formara en otra profesión y estudió farmacia en la universidad. Tras licenciarse, pasó a trabajar en su primera serie de manga, Maria (1989-90).


Yoshihiro Togashi había seguido un camino parecido, él había entrado en el club de bellas artes del instituto y luego fue a la universidad para ser profesor, de mientras estuvo realizando algunas obras shonen para la revista Weekly Young Jump, como Buttobi Straight y Jura no Miduki. Al terminar los estudios, Jump le sugirió que se mudara a Tokyo para trabajar con ellos. Algunas de sus primeras obras como mangaka en plantilla de Jump fueron la colección de cortos cómicos Ōkami Nante Kowakunai!! (1989), y el manga romántico  Ten de Shōwaru Cupid (1989-1990).
En los 90 Takeuchi había pasado a trabajar en otra serie, un manga sobre patinadoras llamado  The Cherry Project, pero Takeuchi quería hacer una space opera de super-heroínas, el editor Osa-P accedió, pero le sugirió que vistiera a las chicas de marinerito, así nació la serie Sailor V, funcionó bien y propusieron realizar un anime basado en esta serie, pero Takeuchi prefirió re-hacer el manga añadiendo 4 heroínas más, creando Sailor Moon, que fue un bombazo, tanto el manga como el anime basado en él.


Se trata de una franquicia que innovó en la idea de usar a un equipo de jovencitas que se transforman en estereotipos moé de magical girls supersexis que luchan contra el mal en una trama de super-heroinas de fantasía, con referencias a mitología griega y astrología. Toei comenzó a emitir el primer episodio de anime tras la primera publicación del manga en 1992, y a pesar de estar planeada para durar 6 meses, produjeron 200 capítulos hasta 1997, convirtiéndose así en uno de los animes de mágical girls más longevos y con más difusión internacional que han existido, emitiéndose inicialmente en Francia y España, en el caso de Corea del Sur, tardó en importarse debido al prejuicio anti-japonés que había en la época. Está dividido en 5 arcos argumentales que corresponden con los arcos argumentales del manga:
  • Sailor Moon,
  • Sailor Moon R
  • Sailor Moon S
  • Sailor Moon SuperS
  • Sailor Moon Sailor Stars.
También existen 5 cortos de animación, así como 3 películas:
  • Sailor Moon R: The Movie
  • Sailor Moon S: The Movie
  • Sailor Moon SuperS: The Movie


La série fue producida en animación tradicional, dirigida en sucesión por Jun'ichi Satō, Kunihiko Ikuhara y Takuya Igarashi y con diseño de personajes de Kazuko Tadano, Ikuko Itoh y Katsumi Tamegai.

Curiosamente el anime captó bastante al público shonen, por lo que fue re-adaptado con una serie de cambios que no figuran en el manga, como la inclusión de desnudos durante las transformaciones, que no aparecen en algunas ediciones occidentales. Ha sido una de las series de anime más exitosa, durante los 3 primeros años se crearon cerca de 5.000 productos de merchandising, con un volumen de ventas de 1.500 millones de dolares.


Las buenas críticas les elogiaron por crear una serie que fomenta el valor de la amistad, y por conseguir tener éxito con una mezcla de géneros en apariencia imposible: Magical Girls + Super-Heroes de Artes Marciales.

Las malas críticas la han tildado de tópica, usar tramas de "El Monstruo del Día", de reciclar escenas, de ser demasiado melodramática y sobretodo... de hortera.

En lo que respecta al "modelo a seguir" que representa para las chicas, no hay acuerdo, hay críticos que consideran que dan una imagen positiva de mujer luchadora, y otros que consideran que dan una imagen que chica que sólo pretende ser sexy para casarse.

En los países anglosajones Sailor Moon no funcionó bien en su primera difusión:

Primero porque la audiencia se dio cuenta que había dos tipos de villanos "El Monstruo del Día" y "El Chico Despechado", si bien es un planteamiento corriente en el manga-anime, los anglosajones lo consideran demasiado banal.

Segundo por el terrible doblaje en que modificaron cualquier asunto que se considerase inmoral, como la homosexualidad entre Zoisite y Kunzite, convirtiendo a una de ellas en un hombre y la censura de escenas como los desnudos de la transformación. Cartoon Network emitió en latinoamérica la edición americana censurada doblada al castellano, y la retiraron en cuanto se comenzó a distribuir la edición española sin censura.

Y tercero, que fue emitida entre semana, a horas en que las niñas estaban en la escuela.

El éxito de Sailor Moon hizo que se produjeran más shojos basados en la fórmula de super-heroínas magical girls como
Revolutionary Girl Utena, o Magic Knight Rayearth y sirvió para abrir occidente al género shojo, donde fueron bien recibidos otros animes como  Vision of the Escaflowne .

En el 2010 Toei ha empezado a lanzar una re-edición de Sailor Moon en Japón, Italia y Albania, si tiene éxito, la re-editaran por todo el mundo.

Takeuchi estuvo trabajando simultáneamente en Sailor V y Sailor Moon entre 1991 y 1997, la revista donde se publicaba Sailor V se encontraba en dificultades económicas hasta que finalmente quebró, nunca se pudo producir un anime de Sailor V.


Mientras tanto Togashi en 1990 había dado con un filón, YuYu Hakusho, un shonen basado en temas de ocultismo y cine de terror. Togashi es un gran aficionado a las ilustraciones de H.R. Gigger y el cine de terror de serie B, sus películas preferidas son El Amanecer de los Muertos y No Mires Arriba. YuYu Hakusho trata de Yusuke Urameshi, un chico asesinado que resucita como detective del inframundo, se realizaron 175 episodios entre 1990 y 1994 recogidos en 19 tomos, el trabajo fue tan estresante que Togashi acabó sufriendo insomnio y dolores de pecho durante su producción. Se vendieron 40 millones de ejemplares en Japón, y tuvo una serie de anime de gran éxito.



Tras Yuyu Hakusho, Togashi trabajó en una serie más ligera, Level E (1995 - 1997), una comedia de ciencia ficción de apenas 3 volúmenes que tuvo una adaptación en anime en el 2011.



En 1997 la carrera de Takeuchi estaba “on fire”, tras Sailor Moon empezó el manga PQ Angels, sobre dos chicas alienígenas que buscan su princesa, la serie tenía éxito, pero al cuarto número la editorial Kodansha canceló la serie, aseguraba no haber recibido 7 páginas de los guiones mientras que Takeuchi aseguraba que fue la propia Kodansha quien los perdió. El caso es que de haber durado más la publicación, se habría llegado a hacer un anime ya que Toei se había interesado por la serie y disponía de una copia del guión. Asqueada de Kodansha, Naoko Takeuchi fundó la editorial PNP (Princesa Naoko Publicaciones), dedicada a gestionar los derechos de sus obras, fundamentalmente de Sailor Moon.

Aquel año, Takeuchi había entrado a trabajar en la editorial Shueisha, con las historias cortas Princess Naoko Takeuchi's Return-to-Society Punch!! Unas historias autobiográficas donde se vio como Takeuchi y Togashi se conocieron en una fiesta de Kazushi Hagiwara, en un encuentro arreglado por Megumi Ogata, la actriz de doblaje de Sailor Urano. Togashi estaba preparando una nueva serie de manga, sus derechos serían gestionados por la editorial PNP y fichó a Takeuchi como “añadidora de grises”, y editora del primer volumen, aquella serie era Hunter x Hunter (1998), un manga de aventuras sobre Gon Freecss, un niño que busca a su padre, un aventurero legendario de una sociedad secreta llamada Los Cazadores. El manga funcionó muy bien, hasta el 2008 se habían vendido 44 millones de copias y se hicieron 20 volúmenes, la publicación debió suspenderse en varias ocasiones a causa de enfermedad, pero aún está activa. Existe también una serie de anime.


Sin embargo Takeuchi se vio desbordada por su trabajo en Hunter x Hunter, acabó dejando la edición, y se puso a trabajar en otro proyecto: TokiMeca!, una historia de robots, Togashi había preparado una historia parecida que nunca llegó a editarse, y le cedió algunos diseños e ideas a Takeuchi.


En 1999 Takeuchi y Togashi se casaron, fue una ceremonia peculiar ya que los invitados de la boda consistían en el casting de Hunter x Hunter y Sailor Moon, y otras figuras del manga-anime como Masashi Kishimoto, el autor de Naruto, muy amigo de Togashi. Tuvieron 2 hijos a los que les apodaron Petits Ojis, no han declarado ningún dato más sobre ellos, ni sus nombres reales, ni siquiera su sexo, las historias de Princess Naoko, que consistían en los asuntos sentimentales de esta pareja en tiempo real, habían creado tal expectación que se convirtieron en un asunto de la prensa rosa, se había hecho un revuelo sobre cómo una princesita como Takeuchi y una gárgola más feo que pífio como Togashi habían vivido un romance de película unidos por el manga. Lógicamente se negaron a que sus hijos entrasen en ese juego.



Pero volviendo a la obra de Takeuchi… en 1999 Kodansha estaba a punto de perder los derechos de publicación de Sailor Moon, por lo que intentaron convencer a Takeuchi de que les preparase otra serie, aceptaron editarle un one-shot de TokiMeca! (2001), y la pusieron a cargo de la reedición de Sailor Moon, la nueva serie se trató de Love Witch (2002), sobre una chica que recibe una botella de perfume que le confiere poderes mágicos, pero a un precio muy alto, que consiste en… no se sabe, ya que Kodansha la canceló al tercer capítulo por motivos desconocidos.


 
Desde luego Kodansha era una editorial francamente chapucera y acabaron por hundirle la moral a Takeuchi, ésta dejó el mundo del manga y pasó a trabajar en la serie life action de Sailor Moon, como diseñadora de vestuario, directora de arte, guionista y escritora de las letras de la banda sonora.



Takeuchi siguió luchando y retomó TokiMeca! entre el 2005 y el 2006, esta vez editado por Osa-P, el editor original de Sailor Moon, también escribió el cuento infantil Oboo-nu- to Chiboo-nu- (2005), ilustrado por su marido y pensado como regalo para sus hijos, actualmente se dedica a mostrarse en conferencias y a dirigir la editorial PNP, mientras su marido, considerado el quinto autor de manga más popular por la agencia de marketing Oricon, continúa con Hunter x Hunter y realiza algún libro ilustrado ocasional como Hetappi Manga Kenkyujo R (2011).


La mayor ilusión de Takeuchi habría sido involucrarse en más proyectos de anime, pero no estaba siendo posible, desde su único gran éxito, Sailor Moon, todos sus mangas se desmoronaban por motivos ajenos a ella antes de que se versionasen como animes.

En cuanto a la otra pregunta… ¿Cómo es que una princesa del manga se casó con una gárgola?… Los dos son unos auténticos luchadores del manga, que han perseguido su sueño y se han apoyado mutuamente por sacar adelante sus proyectos, que diferente de otros matrimonios entre mangakas como el de Miyako Maki y Leiji Matsumoto, uno de los autores preferidos de Takeuchi. Se trata de una bella dibujante de shojo y una bestia dibujante de shonen, pero ante todo son dos artistas sencillos, sensibles y con mucho en común como personas, y creo que continuar contestando a esta pregunta sería más propio de la prensa rosa que de un blog dedicado al manga-anime. 

2 comentaris:

  1. A mi me gusta mucho la serie "Hunter X Hunter": Cierto que en sus primeros episodios parece ser una serie de corte muy infantil (Razón por la cual muchos espectadores tienden a infravalorar dicha serie) conforme va avanzando, la trama se torna mucho más interesante y dinámica, ahondando más en la personalidad de los personajes. (Incluso hay algunos que creen que es un "plagio" de Naruto, cuando en realidad "Hunter X Hunter" apareció antes.

    Y en cuanto a la serie live-action de Sailor Moon...Bueno, a decir verdad me parece bastante simplón, pero supongo que NO puede ser peor que el bodrio de "Saban Moon"...

    ResponElimina
  2. Pues a mi precisamente Hunter x Hunter me gustó más al primcipio, es una serie infantil... bueno, claro, está dirigida a preadolescentes, eso no significa nada, pero encontré que es impredecible, las personalidades estan muy trabajadas y es un detallazo que todo se trate de problemas de ingenio, eso le hace destacar entre otros shonens de este estilo... Luego la serie se vuelve lo de siempre: luchar-perder-entrenarse-ganar, peleas interminables, villanos indestructibles y resolverlo todo lanzando rayos cada vez más poderosos. Bah!

    El Live Action de Sailor Moon no parece peor que la version americana, desde luego XD aun asi no se si es por falta de costumbre pero me parecen super-horteras las series de TV japonesas de imagen real.

    ResponElimina