dissabte, 26 de febrer de 2011

La Sombra de Leiji

Uno de los primeros géneros en crear todo un boom en el mundo del manga-anime fue la Space Opera, éste género vivió todo un boom en occidente a raíz de Star Wars, pero en Japón lo experimentó 2 años antes, en 1974, a raíz de una serie de inmenso éxito llamada Space Battleship Yamato, o tal como se llamó en occidente: Star Blazers.



Los autores fueron dos "samurais" del manga-anime, por un lado tenemos al productor y escritor Yoshinobu Nishizaki, y por el otro lado tenemos al diseñador Leiji Matsumoto. Uno acabaría convirtiéndose en una leyenda del manga-anime, el otro mordería el polvo hundido en la desgracia.

En 1971 un joven mangaka llamado Akira hizo una serie de dramas manga estudiantiles llamada Otoko Oidon, sobre un joven que se prepara para entrar en la universidad. Akira aún no era famoso, su mujer en cambio Miyako Maki, era una popular estrella del shojo que había debutado con la serie de manga Haha Koi Warutsu y que en 1967 se había vuelto muy popular al crear la franquicia Licca-Chan, conocida como la Barbie japonesa.



En aquella época Matsumoto empezó a trabajar en los mangas bélicos The Cockpit, versionados más adelante como OVA's y uno de los pocos ejemplos de animes bélicos realistas que existen.



Akira demostró sentir un tremendo amor romántico hacia las historias bélicas y los antihéroes nostálgicos, de hecho se dice que un tío suyo fue kamikaze. De la premisa de The Cockpit hizo su estilo característico, y cambió su nombre por Leiji Matsumoto, que si no estoy equivocado, viene a significar algo así como "El Guerrero Cero".

Mientras tanto Nishizaki comenzó en 1973 en Mushi Productions, produciendo la versión animada de Little Wansa.


Se trataba de una tragicomedia kodomo basada en un manga de Osamu Tezuka de un cachorrito que cuida de su madre, basado a su vez en la mascota de un banco. La serie de manga quedó inconclusa pero el anime terminó con un final trágico. Mushi Productions quebró al poco de su emisión, por lo que Nishizaki acabó yéndose a Academy Productions, allí es donde conoció a Leiji Matsumoto y crearon Star Blazers.

Trata sobre un futuro post-apocalíptico en que la humanidad debe vivir bajo tierra por culpa de las radiaciones, deciden buscar un planeta habitable donde reconstruir su civilización para lo que reconstruyen el mítico buque insignia de la Segunda Guerra Mundial, la nave Yamato, como nave espacial. Pero por el camino deberán enfrentarse a toda una serie de fuerzas místicas que se opondrán a la supervivencia de la humanidad.


Técnicamente innovaron con conceptos como el Money Shot o permitir que cada animador trabaje en su propio estilo. El éxito en Japón de ésta serie fue tal, que en Tsuruga se llegaron a levantar una docena de estatuas de bronce de 4 metros de altura de los personajes de la serie. Por lo visto al público japonés le gustó aquel universo de héroes trágicos, heroínas lánguidas pero con un gran carácter, enfrentamientos constantes contra fuerzas místicas y un amor de tradición náutica hacia las naves.



Matsumoto por su banda en 1977 hizo suya la fórmula de Space Battleship Yamato pasando a producir las series de mangas: Galaxy Express 999 y Capitán Harlock



Tanto Capitan Harlock como Galaxy Express 999 son historias diferentes de Star Blazers aunque están basadas en el mismo universo, tratan de un futuro en que la humanidad sufre una tremenda apatía generalizada, justo cuando comienzan a explorar el espacio y son el blanco de toda clase de rivalidades alienígenas.

Nishizaki en cambio produjo en 1979 la serie basada en otro universo pero con un argumento clónico de Star Blazers: Blue Noah, conocida en los países hispanos como Nave Anti-Espacial



Matsumoto siguió con la fórmula que ahora no había duda que era suya, y entre 1980 y 1981, refinando la fórmula de Capitan Harlock y Galaxy Express 999 obtuvo con la serie Queen Millennia / Exploradores del Espacio bastante más éxito que Blue Noah. Se trata quizá de su historia más compleja. 



Mientras Matsumoto se iba superando, Nishizaki lanzó un último intento de hacerse con los fans que había perdido. En 1985 lanzó una superproducción de anime para cine: Odin: Photon Sailer Starlight



Contó con un buen diseño de personajes y animación de calidad, pero al público no le gustó nada que continuara reciclando el argumento de Star Blazers, además el ritmo era demasiado lento y la banda sonora del grupo de Glam Metal Japonés, Loudness... quedaba ridícula. Mucha gente la considera La Peor Película de Anime de la Edad de Oro.

En cuanto a Matsumoto... estuvo viviendo de su marketing a mediados de los 80, alternando con algún que otro encargo especial como en la Expo85 de Tsukuga, para la que realizó la película educativa Arei no Kagami que le explicaba a los niños curiosidades científicas sobre la investigación espacial. Más adelante se estrenó como especial de TV.



Nishizaki entendió que el universo Star Blazers ya no era suyo. Sí! Poseía el copyright, pero los fans idolatraban los spin-off's de Matsumoto, no sus exploitations. Volvió a enfrascarse en un proyecto, y decidió hacer algo diferente, completamente innovador, provocativo... y por qué no, Brutal. Concretamente produjo Urotsukidōji, el primer anime de hombres-pulpo que violan colegialas, y que curiosamente fue todo un fenómeno en el mercado de las OVA's occidental.


Urotsukidoji [1989] TRAILER
Carregat per garuhq. - Vídeos amb notícies d'arreu del món.

...Sin duda algo comenzaba a no funcionar bien en la cabeza de Nishizaki. Matsumoto en cambio, seguía en su línea, con el especial para TV Saint Elmo - Hikari no Raihôsha para celebrar el 30 aniversario de la compañía eléctrica Kansai.


Y su mujer recibió en 1989 el premio Shogakukan por su versión de Genji Monogatari. Miyako Maki tuvo una carrera como mangaka muy prometedora, pero tras casarse con Leji Matsumoto acabó dejando el mundo del manga-anime para vivir como una esposa tradicional japonesa. Sinceramente, nunca entenderé estas tradiciones japonesas, pero al fin y al cabo, el destino de Yoshinobu Nishizaki fue mucho más cruel.

En 1994 Nishizaki  se había hecho al mercado de las OVA's, y ya que no le habían funcionado las exploitations de Star Blazers, pensó en continuar con la historia con la serie de OVA's Yamato 2520



Tenían pensado realizar entre 7 y 9 OVA's, sin embargo Matsumoto les denunció por usar sus diseños, y después de la tercera OVA la productora quebró. Nishizaki encajó realmente fatal éste golpe, acabó metido en asuntos de drogas y fue detenido por la policía en 1997, tras salir de la cárcel bajo fianza, volvieron a detenerlo, esta vez navegando por las costas de Filipinas, transportando un M16 con lanza-granadas M203 y un Glock 17 con su respectiva munición

Mientras tanto, Matsumoto aprovechó la idea de Nishizaki de continuar las historias de éxito del universo Star Blazers en formato OVA con la serie Queen Emeraldas (1998 - 1999).
 




Y también se produjo una serie basada en la franquicia de su mujer: Super Doll * Lycca Chan



En 1999 Nishizaki fue sentenciado a dos años y 8 meses de cárcel por posesión de drogas. Durante un registro policial, encontraron en su casa anfetaminas, dos pistolas con 134 balas, dos rifles automáticos con 1.800 balas y 30 balas explosivas. En el 2003 fue sentenciado a dos años y 8 meses más por posesión de armas.

Aquel año, a través de Toei Animation, Matsumoto creó los videoclips para el álbum Discovery del grupo Draft Punk, que luego fueron recogidos como un largometraje en la OVA Interstella 5555: The 5tory of the 5ecret 5tar 5ystem.



Nishizaki salió de la cárcel en el 2007, e intentó re-insertarse volviendo a resucitar el universo Star Blazers aprovechando la moda del anime retro, con la película Great Yamato. Ésta vez evitaría los problemas legales: no usarían ningún diseño de personajes o nave de la serie original, mientras que Matsumoto no quiso quedarse atrás y se apuntó a hacer otro remake por su cuenta, no usaría ningún nombre del guión original y su franquicia pasó a llamarse Great Galaxy .


Matsumoto es un diseñador de manga-anime muy bien considerado, tanto en personajes como en "diseño industrial", incluso diseñó un modelo de autobus acuático para la red de transportes urbanos de Tokyo, no tendría mucho sentido llevar adelante un proyecto diseñado originalmente por él... sin él.


Nishizaki renunció a volver a enfrentarse contra Matsumoto y desechó el proyecto de Great Yamato en el 2010, al poco tiempo murió de un ataque al corazón, por lo que actualmente no se sabe si se retomará el proyecto.

No voy a criticar a Leiji Matsumoto, es uno de los grandes del Manga-Anime, series como Capitán Harlock forman parte de la infancia de muchos de nosotros y OVA's como The Cockpit son una auténtica maravilla (sobretodo la historia del kamikaze). Brilló intensamente a finales de los 70 y principios de los 80 y se reivindicó en los 90 como una de las grandes figuras, no dejó brillar a nadie que se le hubiera acercado, no permitió que su mujer fuese más famosa que él, no permitió que Nishizaki sacase provecho del universo Star Blazers tal como lo hizo él. Luchó duro por dejar bien claro que LEIJI era el creador de Star Blazers, LEIJI era el condenado Capitán Harlock, daba igual si sus rivales iban literalmente armados hasta los dientes, LEIJI seguiría siendo... EL GUERRERO CERO.

6 comentaris:

  1. Menuda historia... muy bien escrito este artículo, la verdad es que con sus actitudes quedan todos bien retratados.
    Tengo entendido que el manga original de Urotsukidoji no era tan exageradamente degenerado, por lo visto el amigo Nishizaki añadió mucha violencia al guión...

    ResponElimina
  2. Es posible, se ve que los censores japoneses no les dieron permiso para mostrar las violaciones convencionales con penes y vaginas que había en los mangas, así que se les ocurrió hacerlas con tentáculos, lo que desde un punto de vista occidental queda mucho más degenerado.

    Escribí sobre urtosukidoji en el especial de hentai:
    http://animeartesanal.blogspot.com/2011/02/urotsukidoji.html

    ResponElimina
  3. Otoko Oidon y sus otros mangas costumbristas son una delicia.

    Entiendo que centres el artículo en la polémica acontecida a partir de la serie original Yamato, pero a parte de sus óperas espaciales animadas (todas EXCELENTES), también escribió e ilustro decenas de mangas que jamás han sido animados. Y es que Leiji Matsumoto es una de las mentes creativas más colosales y humanas de Japón.

    Y sí, también es machista.

    ResponElimina
  4. Es cierto Victor, pero éste blog trata más sobre Anime que sobre Manga. Además opté en centrar el artículo en el personaje de Yoshinobu Nishizaki y su rivalidad con Leiji Matsumoto por hacer un articulo diferente. Ya que se ha escrito muchisimo sobre la obra de Matsumoto.

    Por lo que he entendido Matsumoto y Nishizaki eran tal para cual, con la diferencia que Matsumoto tiene talento, y Nishizaki ha ido dando palos de ciego desde que hizo Star Blazers y al final se le fue la olla. Si alguien me da pena en esta historia es Miyako Maki.

    ResponElimina
  5. Cierto, cierto. Solo pretendía decirte que con una referencia a su magna obra, el artículo ya me parecería redondo. Sabes que agradezco mucho tus artículos.

    No creo que la mujer de Leiji hubiese recibido presiones para dejar de trabajar. En Japón, y más en aquella época, era completamente normal que el hombre fuese él que saliese a trabajar. En este caso, quedarse en casa. Y encima si tu marido era famoso y tenía un sueldo por encima de la media, no hacía falta tener muchas luces para aceptar de buen grado tu "papel" en la familia.

    Leyendo sus obras, las de Matsumoto, te das cuenta de lo que él adora a la mujer, dándole incluso mayor profundidad emocional a sus personajes.

    Un saludo. Espero que no sea la última vez que escribes sobre este hombre. :P

    ResponElimina
  6. ...Bueno... No creo que vaya a escribir más de momento, se trata de ser variado.

    ResponElimina