dissabte, 16 de juliol de 2011

EL SHINIGAMI DE LA ANIMACIÓN JAPONESA

Si Tezuka es el Kami San (Diós) del Manga-anime, Kihachiro Kawamoto es el Shinigami (Diós de la Muerte) de la animación japonesa.

Kihachiro Kawamoto era un gran aficionado a los títeres, cuando conoció las películas checoslovacas de Jirí Trnka, decidió dedicarse al stop motion, con lo que en los años 50 entró a trabajar con el maestro del stop motion japonés: Tadahito Mochinaga. En 1958 co-fundó los estudios Shiba Productions, donde se dedicó a la animación comercial. En 1963 fue a Praga, a estudiar animación de la mano de Trnka, allí definió su estilo personal, optó por hacer animación con muñecos, y el propio Trnka le sugirió que trabajase reflejando la propia cultura japonesa. Cuando volvió a Japón, Kawamoto realizó en solitario cortos como Breaking of Branches is Forbidden (1968).  El estilo de cortos suyos como The Demon (Oni, 1972),

Dōjōji Temple (Dōjōji, 1976)


Dōjōji Temple (1976) per abricot5725

y  House of Flame (Kataku, 1979) estaba muy influenciado por la estética del No, el teatro kabuki, y las marionetas bunraku, y le hicieron ganar muchos premios internacionales.


House of Flame (1979) per abricot5725

También realizó cortos en kinigami (cut-out japonés) como Travel (Tabi, 1973) y A Poet's Life (Shijin no Shogai, 1974).



En 1981 realizó un largometraje: Rennyo and His Mother, un life action de marionetas. Más adelante, participó en televisión realizando las marionetas de la serie, basada en leyendas chinas, Romance of the Three Kingdoms (Sangokushi, 1982–84).


En 1990  fue nombrado Presidente de la Asociación Japonesa de Animadores tras la muerte de Osamu Tezuka, y volvió a Praga, donde realizó Briar Rose, or The Sleeping Beauty en los Estudios Trnka.



También realizó muchos cortos en colaboración con su amigo Tadanari Okamoto, entre ellos su última obra: The Restaurant of Many Orders (1991), terminada tras la muerte del propio Okamoto.





Volvió a trabajar para la televisión japonesa realizando los muñecos de la serie The Tale of Heike (Heike Monogatari, 1993–94).



Y en el 2003 supervisó la película Winter Days, que consisten en 35 animaciones realizadas por los animadores más prestigiosos del mundo, entre ellos Isao Takahata, Alexander Petrov , Yuri Norlthstein y Jaques Drouin, ilustrando poemas tradicionales de menos de 2 minutos de Matsuo Bashō.



Su único largometraje animado fue The Book of the Dead (Shisha no Sho, 2005), tras el cual se jubiló, y continuó siendo el presidente de la Asociación de animadores Japoneses hasta que 5 años más tarde murió.



Oscuro, misterioso, anti-popular, imprevisible... Kawamoto no se dedicó a imitar a nadie ni a crear un estilo nuevo, sinó a recrear el arte ancestral, y sucedió a grandes animadores japoneses muertos.

El Pupetoon japonés estuvo muy bien considerado en occidente en los años 60, antes de que se abriera el mercado de Europa del Este, tal como podemos observar en las coproducciones japo-americanas de Rankin & Bass, sin embargo en los años 70, mientras el anime basado en el estilo de Tezuka fue ganando popularidad hasta convertirse en todo un fenómeno, el stop motion quedó apartado. Es una verdadera lástima, ya que autores como Kihachiro Kawamoto habían conseguido no sólo dominar éste arte, sinó adaptarlo a su cultura propia y darle una estética única. Tras la muerte de Tezuka, fue justo nombrar a Kawamoto como Presidente de la Asociación de Animadores Japoneses.

3 comentaris:

  1. Vaya animador que fue el, que pena que el muriera.

    ResponElimina
  2. Si, es un animador muy peculiar.

    Lo que me da más pena es que no sea más conocido, estaría bien que se conocieran las excelentes obras de animación japonesa que hay que no tienen nada que ver con el "Estilo Tezuka"

    ResponElimina
  3. He estado buscando la adaptacion que hizo del romance de los tres reinos, llegue a verla en español, pero ahora no la encuentro, alguien me podria ayudar?

    ResponElimina