diumenge, 14 de novembre de 2010

CHANBARA チャンバラ

Se trata de un subgénero clásico japonés, que forma parte del género Jidaigeki (drama de época). El Chanbara consiste en un drama de época, generalmente situado en Japón, en la era Edo o Tokugawa (1600 - 1868), que sería el equivalente  japonés del género occidental de la Capa y Espada. Son historias sobre samurais, ronins, ninjas y artes marciales, que se basan en el honor y las luchas interminables. Mientras los primeros Chanbaras cinematográficos eran historias dramáticas con mucha influencia de la literatura clásica japonesa y el teatro kabuki, en la época de post-guerra triumfaron los Chanbaras  sangrientos que acabaron definiendo el género Gore japonés, más adelante fusionaron los conceptos de los Super-Héroes de Artes Marciales própios de Hong Kong, creando un estilo de Chanbara post-moderno dramático, ultra-violento y con personajes increíblemente poderosos, volviéndose un género diferente a todo lo conocido, y que se ha adaptado a la perfección al manga-anime.


La Animación Japonesa ya había realizado Chanbaras incluso antes que se inventara el Manga-Anime, un ejemplo sería el animador Noburō Ōfuji

天狗退治 - El Sendero del Tengu - (1934)




Más adelante, en los principios del anime,  a pesar de que los Chanbaras tenían mucho éxito en el manga, los japoneses prefirieron realizar animaciones más orientadas al público occidental, fue en los 80 cuando el género tuvo un cierto auge, a raíz del boom de los Super-héroes de Artes Marciales.

El éxito de la primera película de Ghibli en 1984, Nausicäa, no sólo animó a hacer películas más artísticas, sinó que inició una escalada ultra-competitiva japonesa por ver quien hacía la película más cara y elaborada. Uno de los ejemplos de Chanbara que aparecieron fue Tale of Genji (1986)



Pero el boom vino en los años 90, cuando el género  Gore llamó la atención al público occidental con obras como el Chanbara Ninja Scroll, la audiencia de los shonen de Super-Héroes de Artes Marciales de moda en los 80 se habían vuelto adolescentes, y  el Chanbara pareció el género ideal para captarlos con tramas y estéticas más oscuras y "realistas".

La própia Ghibli realizó un Chanbara en 1997 La Princesa Mononoke. Esta película es sin duda la más violenta del estudio (en cuanto a violencia visceral, en lo que se refiere a violencia psicológica "La Tumba de las Luciérnagas supera a "La lista de Schlinder", "Malena" e incluso "Descalzos sobre Hiroshima"). Mononoke hizo saltar la alarma de la distribuidora americana Miramax: Padres que irian con los niños al cine diciendo "que monos! dibujitos en plan Heidi!" y que a las primeras matanzas y amputaciones tendrian que salir corriendo de la sala. El directivo Harvey Weinstein se dispuso a "tunearla", cuando se lo comentó a Miyazaki, le envió por correo una katana auténtica con una nota que ponía "SIN CORTES!"

もののけ姫





En los años 2000 hubo una tendencia a mezclar toda suerte de géneros para realizar creaciones totalmente nuevas, motivada por el éxito de Cowboy Beebop. En el caso del Chanbara aparecieron fusiones como Afro Samurai, que es una mezcla de Chanbara Gore con Cyberpunk y Blacksploitation, o Samurai Champloo



El propio Sinchiro Watanabe, creador de Cowboy Beebop, volvió a sorprender a la audiencia en el 2004 con un nuevo mega-mix de estilos, en ésta ocasión es una tragi-comedia-slapstik Chanbara de super-héroes de artes marciales raperos. Toma ya! La trama consiste en una trama clásica de Chanbara de 26 episodios, y su mayor atractivo consiste en mezclar hechos históricos de la Era Tokugawa con la inclusión de anacronismos de la cultura Hip Hop: A menudo aparecen raperos, grafiteros, bailarines de break dance, los Bandidos se expresan como Gangsta's, las palabras censuradas se tapan con un sonido de Scratch... La banda sonora es de los grupos de Hip-Hop: Tsutchie, Nujabes, Fat Jon, FORCE OF NATURE, Shing02 y MINMI

 


En definitiva, aunque éste género en el anime tuvo un relativo boom en los años 90, no se trata de un género que haya estado "de moda" como otros géneros de los que hemos hablado en otras ocasiones, más bien se trata de un género clásico: Ha estado ahí incluso antes de que se inventase el concepto de anime, siempre ha gustado, tiene muy buena aceptación entre occidentales y acepta muchas mezclas de géneros como el Chanbara Gore, el Chanbara de Superhéroes de Artes Marciales, Eroge, Psicho-Thriller, Mechas, Comedia Slapstick, Fantasía Épica, Kodomo, Shojo, Shonen, Seinen, ... Incluso se ha usado en mezclas imposibles como la Blacksploitation (los Samurais son guerreros en búsqueda de un honor perdido, los héroes de Blaksploitation son "molones" por la glória de Malcom X), Afro Samurai y Samurai Champloo son dos de éstas mezclas imposibles, que si bien en sí mismas son entretenidas, perderían su sentido si se volviesen un género regular.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada