dimecres, 31 d’agost de 2011

Perfect Blue


El caso es que las bandas sonoras de anime se vendían muy bien, incluso se desarrolló la subcultura de las Idol, cantantes de estética bishoujo que alcanzan las más altas cotas de fama, ventas y popularidad, a la siguiente semana son parte de un espectáculo de parque de atracciones y al cabo de un mes, nadie las recuerda. Una obra seria donde podemos ver en lo que consiste el trabajo de una Idol, es en Perfect Blue (1997), de Satoshi Kon



Perfect Blue fue admirada por la crítica, por lo que el resto de productoras intentaron pensar en otras formas creativas de hacer musicales de anime, y de paso generar merchandising rentable, en los años 2000 aparecieron Kodomos Musicales como Pichi Pichi Pitch (2003)

2 comentaris:

  1. Un excelente thriller, y un sólido debut como director para el desaparecido Satoshi Kon...Cuando vi "Cisne Negro" de Aronofsky, muchas escenas y elementos de la trama me recordaron mucho a esta película (OJO no digo que sea un plagio, solamente digo que tiene muchos elementos en común...Después de todo, Aronofsky quedó tan impresionado con Perfect Blue que recreó la escena de la bañera en "Requiem por un Sueño")

    ResponElimina
  2. Perfect Blue me parece la mejor obra de Satoshi Kon, quizá porque al dosificar el surrealismo más que en las otras obras, consigue que te metas más en la trama, y en su punto fuerte: Los personajes.

    ResponElimina