dissabte, 14 de juliol de 2012

ARTMIC

ARTMIC


ART-Modern Ideologist for Creation, era un estudio fundado en 1978 que entró en bancarrota en 1997. AIC se hizo con los derechos de OVA's suyas como Megazone 23 (1985)




Estas OVA's de mediados de los 80 se trataba de historias originales, muchas veces autoconclusivas o editadas en 2 partes, después comenzaron a producirlas como series divididas en episodios, a imitación de las series de TV. Muy a menudo duran 30 minutos pero el formato puede ir desde 6 minutos a las 2 horas y media. Artmic también participó en la producción de Genesis Climber Mospeada, la última entrega de la trilogía Macross. Esta trilogía, en occidente fue re-montada, re-doblada, re-compilada y mutilada como una única serie de animación "Americana", que mezclaba el género de la space-opera con los Mechas, llamada Robotech:




Os habeis fijado en los títulos de crédito hechos con corta-pega? según ese opening en esta série todos los empleados eran americanos, salvo el estudio Tatsunoko que aparece como "productora asociada". Ya no entro en si la adaptación resultante fue buena o mala (personalmente creo que acertaron con la música pero el guión de la versión occidental me parece incomprensible), lo que clama al cielo es que, al igual que pasó con Comando G, se apropiaron de de la autoría de un clásico de la ciencia ficción que simplemente no es de ellos. La única película para cine de Artmic es de la franquicia Macross: Robotech: The Untold Story (1986)

 

 Otra OVA interesante es Metal Skin Panic MADOX - 01 (1988), con Hideaki Ano



Tras el Crack del anime, se redujo el número de OVA's a principios de los 90, las productoras prefirieron apostar por las series de TV, además hubo un boom de la TV digital que permitió que se estrenasen en TV proyectos más arriesgados, hentaigore que tradicionalmente habrían estado destinados a OVA's.  Sin embargo aún se producían series originales para OVA's como  Bubblegum Crisis (1987–1991)



Genocyber (1994)




y Battle Skipper (1995), su última OVA.


 

No se trataba de, en absoluto, una mala productora, pero al estar tan especializada en el mundo de las OVA's, y sumándole a ésto que Hideaki Anno se pasó al mundo del cine de imagen real, y la crisis que sufrió japón en aquella época, provocó que Artmic no resistiese y acabase vendiéndose las franquicias y cerrando.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada